¿Qué es el Storytelling?

¿Te has preguntando qué es esto del Storytelling que anda dando vueltas por internet?

Si no lo has descubierto todavía, te recomiendo que le eches un ojo, es una herramienta muy poderosa para los negocios.

Resumidamente, es una estrategia de marketing que consiste en contar historias, utilizando un lenguaje dirigido a los sentidos y emociones, para transmitir algo en concreto, sea información, motivación, opiniones o hasta vender.

Es una técnica del marketing de contenidos que consiste en vincular sentimentalmente al público a través de un relato, hilando diferentes partes o etapas.

A mi me gusta decir que es el arte de contar historias que conecten e inspiren. El storytelling no se trata sólo de relatar algo lisa y llanamente, sino de crear historias que generen un vínculo, emoción o conexión con el público que nos sigue, sumergiéndolos en el universo de la marca, logrando que conozcan los valores que promovemos, nuestra esencia, nuestra personalidad.

¿Recuerda el día en que Steve Jobs presento por primera vez el Ipod? Sino, te recomiendo que busques el video. Él no nos habló de cuanto espacio tenía, qué características, en qué colores venía, de qué tamaño era, nada por el estilo. Él buscó nuestro corazón, nos habló de llevar “1000 canciones en nuestro bolsillo”. Y qué poderoso fue eso.

Hoy nos parece algo completamente normal tener canciones en nuestros dispositivos móviles, a través del streaming ya es cosa cotidiana en nuestras vidas. Pero, en ese momento, era otra cosa. ¿Qué puede generar más emociones que la música? Impactó directo en nuestro interior con esa simple frase.

Tus clientes no compran tu producto o tu servicio. Compran la emoción que les haces sentir, el resultado que puede brindarles, y el significado que tiene para ellos tener algo de tu marca.

Una buena historia genera emociones positivas en el público, que los inspira a tomar acción.

Se trata de conectar con ellos desde el lado humano de la marca. 

Algunos beneficios!

  • Generamos emociones.
  • Son fáciles de recordar.
  • Son fáciles de contar y transmitir.
  • Otorga contexto a los datos.
  • Lo hace más agradable, las personas amamos las historias.
  • Crean una conexión más profunda.
  • Apela a lo emocional.
  • Mostramos el lado más humano de la marca.
  • Este formato es adaptativo, pues al no tener más límites que la imaginación se puede condicionar para un público o época diferente (siempre teniendo en cuenta que la historia debe ir de la mano con lo que representa la marca).

¿Cómo construir una historia?

  1. Identifica tu personaje y los elementos de tu historia.
  2. Cuestiona y haz la pregunta clave para diferenciarte.
  3. Evidencia la emoción de que causa cada inquietud.
  4. Despierta la curiosidad de tus potenciales clientes.
  5. Sugiere una respuesta a la pregunta que haz planteado.
  6. Se creíble, muestra tu verdadera personalidad.
  7. Habla sobre la inspiración, qué te motivó a hacerlo.
  8. Habla de superación de dificultades y obstáculos.
  9. Pregúntale a las personas lo que sienten sobre ese tema.
  10. Deja una moraleja o mensaje.

¿Qué no es el storytelling?

  • Mentiras (las historias deben ser reales, no subestimes a tu audiencia).
  • Un mensaje de venta. Olvídate de la venta directa durante el Storytelling.
  • Una biografía o currículum vitae.
  • Una historia común y corriente (como una anécdota que le contarías a un amigo).

La mejor manera de construir tu storytelling 

Apelemos a las películas de Disney y el llamado “camino del héroe”

En toda o casi toda película de Disney hay un formato o estructura basado en el periplo o camino del héroe. Veámoslo de la mano de Aladdin!

Primero, hablaremos del héroe y su deseo. Aladdin era un ladrón enamorado de la princesa del reino, a quien quería conquistar.

Segundo, el protagonista (tu cliente) debe verse vulnerable, enfrentado a un problema o desafío que no sabe cómo solucionar (Aladdin se enfrentaba a las diferencias sociales que lo distanciaban de la princesa).

Tercero, el guía. Aquí apareces tú o tu marca. O, en este caso, el genio de la lámpara. Quién se ofrecerá a ayudar y guiar al héroe hacia el cumplimiento de su objetivo.

Cuarto, el plan. El genio le explica a Aladdin qué deberá hacer para conseguir lo que tanto desea. Es decir, debe parecer un magnate de otro reino para mostrarse a la altura y nivel de la princesa.

Quinto, el famoso llamado a la acción que todo marketero ama. Qué tiene que hacer el héroe para llegar a su objetivo. Aladdin debía frotar la lámpara y pedir un deseo.

Sexto, la victoria. El resultado que obtendrá el héroe si toma acción. Por supuesto, tener la oportunidad de acercarse a la princesa.

Séptimo, evitar el fracaso. Es decir, el costo de no tomar acción, seguir siendo un pobre ladronzuelo y olvidarse de la princesa.

Y, por último, pero no menos importante, la transformación del héroe. Aquí hablamos de en quién se convertirá el protagonista si decide tomar acción, hablamos del antes y el después, el resultado visible del otro lado de comenzar una relación con tu marca. En el caso de nuestro amigo de Disney, estamos hablando de al fin conquistar a la princesa y pasar de una vida de soledad en los suburbios del reino a vivir felices por siempre con el amor de su vida en un mundo ideal (ya estoy tarareando la canción).

Estos puntos se conectan, no están separados tan separados en la historia, pero quería que puedas identificarlos con un ejemplo básico.

En muchos casos verás que hay muchos más que ocho etapas en le camino del héroe, pero estas son los principales y con los que puedes comenzar a trabajar desde cero.

Esto es todo por hoy, espero te haya servido.

Si es así, deja un comentario y sígueme en redes para ver más!

Hasta la próxima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola! 😃
¿En qué puedo ayudarte?