¿Qué es y cómo crear una Landing Page ganadora?

Buenas buenas!

Hoy les voy a hablar de un tema sencillo pero potente. Una herramienta que puede aumentar exponencialmente nuestra ventas, y que todo negocio (en especial online) debe aprender a utilizar y mejorar.

Vamos a hablar de las Landing Pages, o Páginas de Aterrizaje, para argentinizarlo.

Una vez que comiences a utilizarlas (si es que no lo estás haciendo), tu negocio cambiará radicalmente.

¿Qué es una Landing Page? 

Una Landing Page, o Página de Aterrizaje, es un sitio web específico, con el único objetivo de CONVERTIR. Son páginas diseñadas para obtener una única acción por parte del usuario que ingresa: que deje sus datos de contacto. A estos datos, que si hacemos las cosas bien podemos utilizar para nuestras campañas de marketing y remarketing con el objetivo de aumentar nuestras ventas, se los suele llamar LEADS.

Ese es el objetivo, la forma de llegar a él puede variar. Podrían dejarnos sus datos simplemente por suscribirse a nuestro blog o newsletter (en una época estaban muy de moda), o para acceder a determinado contenido como puede ser una infografía o video gratuito, o para presenciar un webinar en vivo. Incluso pueden dejarnos sus datos directamente comprando uno de nuestros productos, por ejemplo, un curso online.

Lo importante es que, a diferencia de nuestro sitio web, una Landing Page está estratégicamente diseñada para que el usuario realice esa acción que pretendemos que lleve a cabo (o bien, abandone el sitio).

La idea de esta herramienta es destacar un solo producto o servicio, achicando las opciones en la decisión de compra del usuario, aportando información concreta, detallada y relevante sobre ese producto o servicio.

Si el objetivo de mi página de aterrizaje es que los usuarios que ingresan compren mi curso de cocina vegana, no voy a introducir en esta página cursos para hacer el asado perfecto o como marinar la carne antes de cocinarla. Estaríamos desviando la atención del producto que nos importa y, además, estaríamos apuntando a dos públicos muy diferentes, por lo que la campaña podría ser un total desastre.

Ahora que sabes lo que es una Landing, imagino que querrás crear la tuya propia para comenzar a vender a diestra y siniestra. Como te podrás imaginar por lo que te estuve comentando, claramente no vas a tener una sola página de aterrizaje, sino que vas a crear varias, según los productos y públicos que manejes. Porque, recuerda, son específicas, orientadas a vender un producto o servicio, y a obtener los datos de contacto de determinado público objetivo.

¿Cómo crear la mejor Landing Page?

Vamos a ver una estructura que te servirá para crear una Página de Aterrizaje ganadora.

Estos son los elementos que no pueden faltarte:

El Título

Básico, ¿no? Pero muchas veces lo perdemos de vista. Es uno de los elementos más importantes, no sólo en tu Landing, sino en todo.

Piénsalo así, cuando leías el diario, o el periódico (si es que alguna vez lo has hecho, me siento viejo diciendo esto), lo más común era primero prestar atención al título, y si éste te llamaba la atención, seguías leyendo el resto. Lo mismo pasa con revistas, blogs, anuncios, todo.

El título es de extrema importancia. Sino le llama la atención a tu público, si no le pica, se irán por donde llegaron. Y no queremos eso, queremos que sigan viendo más.

Necesitamos un título power, persuasivo, corto, directo, y que contenga las principales palabras clave asociadas a nuestro producto. Tiene que identificar claramente qué van a encontrar allí, cuál es nuestro mensaje y a quién va dirigido. Y, por supuesto, tiene que estar bien destacado cual cartel luminoso en Las Vegas.

Hago una pequeña aclaración, porque en algún momento todos caemos en alguna trampa. Por favor, que título sea verídico, que el contenido de la página cumpla con la promesa que éste hace al llamar la atención del usuario. Nada de poner “libros gratis” como cebo y luego hablar de cualquier otra cosa. No mientas,  no engañes.

El Subtítulo

Esta es tu oportunidad de dar un poquito más de información antes de que decidan quedarse o irse. Si el usuario todavía está un poco indeciso, aquí es donde vas a terminar de convencerlo de seguir leyendo.

¿Cómo? Hablando muy brevemente de los beneficios o soluciones que brinda tu producto. Qué problema resuelves, que necesidad resuelves, etc. No te extiendas demasiado, pero no dejes de agregar un subtítulo llamativo, es un gran plus.

Imágenes

En esta era de redes sociales, donde (al menos por ahora) Instagram lleva la batuta, no podemos perder de vista la importancia de las imágenes, de lo visual. Y, sobre todo, las imágenes de calidad.

Nunca está de más una buena fotografía de tu producto, o una ilustración, dependiendo lo que sea.

La clásica es la portada de tu libro, pero puede haber miles de imágenes a utilizar que aporten valor a tu landing.

Lo que importa aquí es que seas creativo, y que esté relacionada a tu producto o servicio. Ah! y por favor, que sea una imagen libre de derechos. No te pongas a googlear cualquier cosa. Si necesitas encontrar un banco de imágenes libres de derechos (gratuitas o pagas), las chicas de Oink My God se han tomado el trabajo de dejarnos 20!!

Yo por lo general utilizo Pixabay o Unsplash. Y en muchas ocasiones, como tengo la versión paga de Canva, utilizo su banco de imágenes.

El famoso formulario

Por supuesto, ¿cómo nos iban a dejar sus datos si no les damos la oportunidad? A ninguna Landing Page puede faltarle su formulario.

Ahora bien, según tu negocio serán los datos que necesites de los usuarios, pero mi consejo es que utilices el Método KISS (Keep It Simple Stupid). Así es, mantenlo simple, entiendo que es una hermosa oportunidad para tener varios datos y segmentar mejor tu público y contactarlos mejor, pero entre más información les pidas, más se molestarán o se aburrirán y, por consecuencia, se irán.

También tienes la opción de marcar algunos datos como obligatorios y otros como opcionales. Pero ojo, no abuses de eso, por más que sean opcionales, si el formulario es enorme, no tendrás éxito.

Es nuestro primer contacto con nuestro potencial cliente, no nos obsesionemos con saber todo sobre él, pidamos lo mínimo indispensable para hacerle llegar nuestro producto de manera personalizada.

Mi consejo, es que pidas Nombre y Correo Electrónico. Si obligatoriamente necesitas otro dato, inclúyelo.  Si necesitas si o si saber el género, el país, la ciudad, el código postal (si tienes que enviar un producto físico por ejemplo), pídelo. Sino, no. Siempre piensa que cuanto menos, mejor.

Una sugerencia es que te pongas creativo con el texto que incluyes en estos campos. No seas tan aburrido de poner “nombre” o “mail”, ponle un poco más de onda. Aprovecha estos momentos para acercarte a tu cliente.

El formulario debe estar destacado y en una parte visible de la landing page. Siempre, pero siempre, debe estar apenas ingresan en la página sin tener que bajar o scrollear (esto se llama above the fold).  Ahora bien, si tu Landing es extensa porque tu producto o servicio lo amerita, lo mejor va a ser colocar otro formulario igual al final de ella, para que los usuarios no tengan que volver a subir hasta arriba de todo para dejar sus datos.

Este formulario incluye un botón, del que vamos a hablar en el próximo apartado!

El CTA

El Call To Action o Llamada a la acción. Va a haber más de uno a lo largo de tu página.

El botoncito que va a final de tu formulario, que tiene que estar resaltado por todas partes y con un texto creativo y llamativo para que al usuario no se le ocurra irse sin presionarlo. No limites tu imaginación, y por favor no pongas “comprar” o “suscribir”. Vamos vamos, que llame la atención. Utiliza signos de exclamación y emogis si es necesario.

La llamada a la acción debe ser directa y clara, que de alguna manera lo impulse al usuario a dar el paso.

Además del botón, puedes agregar otros llamados a la acción a lo largo del texto de la Landing y, por supuesto, al lado del botón!

Impulsores de venta

¿A qué me refiero? A elementos de tu producto o servicio que ayuden a dar mayor seguridad o certeza a tu cliente en su decisión de compra. Pueden ser características específicas, beneficios, ventajas, casos de éxito, certificaciones, garantías (te devolvemos el dinero a los 90 días si no ha funcionado) o testimonios de clientes satisfechos (que sean reales por favor).

Sería algo así como la típica fotografía del antes y el después de algunos clientes sobre un producto para bajar de peso.

Estamos en una era de redes sociales, de likear, retwitear y compartir. La opinión de otras personas importa y mucho. Tiene gran influencia sobre su decisión. Los testimonios pueden ser escritos (mejor si tienen una fotografía al lado), en audio o video.

Ten claro que las personas no compran productos, compran el resultado que les traerá. Así que nada mejor que mostrarles cómo será su vida una vez que den ese pequeño paso hacia nosotros.

Con estos impulsores lo que tratamos de hacer es generar mayor confianza para el usuario. Brindar seguridad sobre nuestro trabajo.

Tus datos de contacto

Puede que no compren o se suscriban a la primera, pero que les quede un llamado de atención dando vueltas en su cabeza. No todo el mundo dice que sí a la primera (de hecho, casi nadie lo hace), así que una buena estrategia es dejarles tus datos de contacto y redes sociales para que puedan consultarte si tienen alguna duda sobre ese producto puntual, o seguirte en redes y ver más material u otros productos o servicios que ofreces. Es una buena manera de mostrar tu autoridad en el tema y brindarles mayor seguridad al momento de tomar una decisión.

El mejor lugar para colocar esta información, y el más utilizado, es el footer o pie de página. Es decir, al final. Ya han recorrido la Landing Page, ya han visto la información y, si no se han decidido, tendrán la opción de comunicarse contigo por alguna de esas vías.

Por supuesto, puedes añadir un llamado a la acción (nunca está de más), para que te contacten y aclaren cualquier duda que tengan.

Algunos tips para tu Landing Page ganadora

Vamos por algunos mini consejos que te van a ayudar a que tu Landing venda más

Anímate a hacer video

Hoy más que nunca está creciendo esta herramienta. El video de por sí es más visual, añade el lenguaje no verbal que no proporciona el texto, te acerca más a tu cliente, y te da un plus.

Si no le tienes miedo a la cámara, aprovéchalo!

Si aún no te animas, siempre puedes practicar frente a la cámara para ir sacándote el miedo (créeme que me ha costado bastante).

No abandones la sencillez

Como ya te dije antes, apégate al Método KISS, mantenlo siempre lo más simple posible. Si no tiene que estar ahí, pues que no esté.

La gente tiene poco tiempo y mucha ansiedad, una mala combinación. Haz tu Landing fluida y sencilla.

Ponte en los zapatos del usuario

Las personas no leen todo de una página, las escanean primero (por eso la importancia del título, las imágenes de calidad, los CTA). Ese primer escaneo tiene que ser exitoso para que vayan a mayor detalle.

Ponte en su lugar. Si tú fueras el usuario, ¿qué te gustaría ver? ¿qué te gustaría que te cuenten? ¿qué garantía te gustaría? ¿qué observarías primero?

Recuerda que debemos ir llevándolos hacia el preciado botón en donde nos dejan sus datos, debemos captar su atención y mantener su interés.

No pierdas de vista el diseño

Para los no diseñadores esto puede ser una tontería, pero es de vital importancia. Los colores, los formatos, las imágenes, todo va guiando a nuestro potencial cliente.

Utiliza colores asociados con tu marca o tu producto, e imágenes relacionadas.

Si hay un botón a un costado que queremos que presione, bien podemos colocar una imagen señalando hacia él. El diseño acompaña el desarrollo de nuestra Landing, y aporta al proceso de decisión de compra.

Crea urgencia y escasez

Somos hijos del rigor. Si creemos que el producto estará disponible de por vida, probablemente digamos “bueno, más adelante lo compraré”.

Ah, pero si hay un sentido de urgencia o escasez no. Ahí sentimos presión por tomar una decisión AHORA.

Cosas como “quedan solo 10 cupos” o “esta oferta se terminará en 24 horas” o similares, aportan este sentido de urgencia y escasez que buscamos.

Pero ojo, no mientas, si se acaba, se acaba. Más adelante podrás sacar otra oferta, pero esta terminó y se la perdieron.

La idea es generar esa sensación de “mejor lo compro ya así no me quedo afuera”.

Crea tantas Landing Pages como sea necesario

No puedes vender varios productos ni apuntar a muchos públicos en una misma Landing Page. Sobre todo porque lo más probable es que lleguen a ella a través de algún tipo de promoción o anuncio (aunque no necesariamente, podría ser una publicación común y corriente en redes sociales, por ejemplo).

Crea tantas Landing como campañas hagas. Incluso para un mismo producto, incluso para un mismo público. De esta manera mantendrás claro tu mensaje y segmentarás adecuadamente tu público objetivo, para comunicar estratégicamente.

 

Pues creo que eso es todo por hoy. La verdad es un tema muy interesante y podría seguir escribiendo, pero no quiero aburrirte.

Aaaaaasí que lo voy a dejar para un próximo post, tal vez sobre errores comunes en las Landing Pages, ¿qué te parece? Coméntame si te interesa que escriba sobre eso!

¿Has notado que escribo muchos post sobre errores comunes en diferentes temas? ¿Será que poco a poco los he cometido todos? Quién sabe… El que trabaja, se equivoca!

 

Hasta la próxima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola! 😃
¿En qué puedo ayudarte?