3 consejos financieros para emprendedores

Si estás emprendiendo, si estás creando tu negocio, si tienes uno y quieres hacerlo crecer, o simplemente si estás pensando en empezar; uno de los temas que más debes considerar, entre otros, es la gestión de tus finanzas.

Si es así, este post es para vos.

Hoy voy a dejarte algunos tips para administrar lo mejor posible las finanzas de tu emprendimiento.

Ahorrar antes de empezar

No importa qué tipo de negocio estés pensando en iniciar, vas a necesitar un mínimo monto de dinero. Si es un local a la calle o una fábrica, la inversión será más grande que para un negocio digital. Puede que comiences con muy, muy poco dinero (como por ejemplo vendiendo tu ebook por internet), pero algo vas  a necesitar, aunque sea pagar una campaña de anuncios.

Más allá de esa mención, no me refiero a que ahorres antes de empezar para la inversión inicial de tu negocio. Quiero que pienses un poco más allá. En general, tememos a la incertidumbre y el cambio. ¿Y qué mayor incertidumbre que comenzar un negocio nuevo y no tener idea de cómo nos va a ir mañana? Ante la primer situación de riesgo, podemos echarnos atrás y volver a nuestro empleo anterior o buscar nuevamente “seguridad”.

Esta no es la idea, por eso lo mejor es tener un “fondo de emergencia” para cualquier tipo de contingencia. Con ahorrar antes de empezar me refiero a esto, a que tengas un fondo, una reserva, que te permita solventar cualquier inversión extra o contingencia que surja.

La mayoría de los negocios no dan ganancias a los primeros meses y, mientras tanto, debemos vivir. Junta todo lo que puedas (si sabes invertir para que no pierda valor tu dinero, si no que el mismo aumente, hazlo), y tendrás un respiro cuando las cosas se pongan difíciles.

Vivir por debajo de tus posibilidades

Esto va en relación con lo anterior, si queremos juntar mucho dinero lo más rápido posible para comenzar nuestro negocio, cumplir nuestro sueño, dejar el empleo; está claro que no podemos estar dándonos determinados lujos y comprando cosas porque sí.

Mucha gente no entiende esto y dice “es que no tengo dinero”, y se mienten a ellos mismos. Te aseguro que una gran cantidad de personas puede vivir por debajo de lo que gana (por supuesto, existe gente que en verdad no puede). Si en serio tienes un objetivo claro y las ganas suficientes de alcanzarlo, buscarás la manera de gastar menos.

¿Cómo? Un porcentaje importante de nuestros gastos semanales o mensuales se componen de los famosos “gastos hormiga”. Ese cafecito con tu nombre en el vaso cada día, esos chicles, caramelos, donas, helados o cervezas, y ni quiero hablar de los cigarrillos. Haz tus cuentas durante un mes, lleva registro de cada gasto que haces, y te aseguro que encontrarás como mínimo un 20% que puedes comenzar a ahorrar ya mismo.

Eso es el comienzo, pero no te quedes ahí. Como te dije, si estás buscando en verdad ir en busca de ese sueño y hacerlo realidad, puedes hacer mucho más. Deja la ropa de marca, deja las salidas de los viernes, el cable satelital, el delivery, etc.

Recuerda, es vivir por debajo de tus posibilidades, no como te gustaría vivir cuando tengas el dinero de verdad.

El mismo Robert Kiyosaki cuenta que, con su esposa, dormían en el auto mientras desarrollaban su negocio. Por supuesto, no te estoy diciendo que vayas a ese extremo, pero te doy el ejemplo para que entiendas que hay muchos gastos que puedes recortar.

Cuanto más por debajo de tus posibilidades vivas ahora, más rápido podrás alcanzar tus objetivos y escalar tu estilo de vida.

Invierte en tu educación

Esto es importantísimo. Las personas están dispuestas a gastar gran cantidad de dinero en el último Iphone o en el último modelo de zapatillas Nike. Pero dudan mucho antes de invertir en un curso, un posgrado, un libro, o incluso en la versión paga de Spotify para poder escuchar podcasts educativos diariamente.

Puedes educarte muchísimo de manera gratis, la información está ahi, es nuestra decisión tomarla y aprovecharla. No es necesario que pagues un MBA en una de las mejores facultades del país o del continente. Pero sí es necesario que aprendas, que te desarrolles, que crezcas. Y esto no es algo que haces hasta una determinada edad o hasta que consigues el trabajo que querías, es lago que haces constantemente durante toda tu vida.

El día que dejamos de aprender, es el día que empezamos a morir. Nunca dejes de aprender cosas nuevas, nunca dejes de capacitarte. Nunca sabes de donde vendrá la próxima gran idea, o tu próximo gran socio o inversor.

Si estás dudando si hacer un curso o no por cuestiones de dinero, y sabes que los resultados que obtiene la gente que se inscribe son muy buenos, deja de dudarlo.

 

Esto es todo por hoy! Pero seguramente haya una continuación, porque hay mucho que podemos hacer por mejorar las finanzas de nuestro negocio, y las personales.

 

Espero te haya servido la información y comiences a aplicarlo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola! 😃
¿En qué puedo ayudarte?